Julio Octavio Valdez Mallea “El Embajador del Cuasimodo”

Dicen que nuestro cuasimodo es uno de los más antiguos de chile, desde épocas coloniales los huasos de los fundos, montados a caballo, acostumbraban a acompañar al cura del pueblo a entregar la comunion a los enfermos,  con el fin de  proteger el cáliz de oro consagrado, esto debido a los continuos asaltos que ocurrían en aquella época. Tan antiguo es nuestro cuasimodo que desde 1864 se instaura de manera ya más formal y organizada.

Pero que hace de nuestro cuasimodo especial es su gente, las personas que participan en él, son quienes lo llevan en su corazón como una tradición religiosa única y especial, y que gracias a su abnegada labor se ha mantendrá por muchos años.

Es así como hoy queremos rendir un pequeño homenaje a don Julio Octavio Valdez Mallea, quien hace unos días nos dejó con el amargo sabor de perder a quien por años sembró el cuasimodo por todo Chile, un Talagantino conocido como embajador de esta tradición, desde muy pequeño esperaba a su padre Don Octavio Valdez, para recibirlo después de correr a cristo, tenía poco más de 10 años y ya admiraba a su progenitor quien desde su infancia le regalo el amor por esta fiesta religiosa, en esos años desmontaban todos los jinetes donde estaba su casa, en Arturo Prat, los alimentábamos y les dábamos agüita… nos comentó más de una vez. Siempre alguien de la familia recibía el caballo de quien corría, después todos enfilaban a la iglesia.

Fue así como en 1947 cuando comenzó a participar de ésta festividad católica; en bicicleta, la misma que lo acompaño hasta 2010, fecha de su ultimo cuasimodo como jefe de todos los ciclistas, en 2011 por motivos de salud participo como acompañante en el coche, junto a Luchito Poblete, el más antiguo cuasimodista y a don Alfonso Henríquez, el Cochero, ambos Talagantinos siempre lo acompañaron en esta tradición tan arraigada en nuestra tierra. También podemos mencionar a Arturito Yupangui, otro grande en el cuasimodo Talagantino, y a quien don Julio admiraba por su forma de organizar, y de quien aprendió mucho.

Pero que sabemos de don Julio, primero que nada mencionar que era un hombre de un fervor religioso que destaca, en especial por su incansable manera de cooperar y participar, como anécdota asistimos a una reunión de cuasimodo y notamos que siempre entregaba un recuento, claro y preciso de la reunión anterior, algo que poco se ve en estos tiempos, fue ese día que comenzamos a conocer con más detalles su trabajo dentro del cuasimodo, no solo de Talagante sino de Chile, viajo a muchos lugares enseñando lo que es ser cuasimodista, o simplemente llevando el cuasimodo fuera de chile, muy recordado el viaje que se realizó a Brasil, al santuario de la virgen de Aparecida, donde resaltaba todo el grupo por sus coloridas y bellas vestimentas, y por supuesto don Julio al mando de la Comitiva.

Quien viaja en estos tiempos para mostrar una tradición? Le preguntábamos al ver las fotos, – Nosotros porque somos los cuasimodistas de Chile… Y yo siempre llevo el de Talagante primero, si en ningún otro país existe esto y si existe, no creo que sea tan lindo como acá.

Sus etapas como cuasimodista inician como un corredor, esto siendo un niño, después paso a ser dirigente, de la mano de Arturito Yupangui, quien siempre lo guio y marco en sus inicios, luego sus logros lo llevaron a ser el Vicepresidente Nacional de los Cuasimodistas de Chile.

Don julio, también trabajo muchos años en el municipio, dedicando años de su vida en mantener su pueblo siempre impecable, siempre estuvo preocupado de embellecer nuestra plaza, también fue presidente de la Sociedad de Socorros Mutuos de Talagante, hay que destacar que fue el, quien luego del terremoto de 1985, volvió a levantar el local de la sociedad, construyendo, un edificio mucho más moderno el cual hoy por hoy es muy usado por toda la comunidad.

Mientras admiramos sus fotos, nos damos cuenta de una fotografía especial, y esta foto don Julio, esta es la placa que marca la visita del Papa Juan Pablo II?, – Así es junto a un grupo de personas gestionamos que se colocara esa placa, justo en el lugar donde el papa beso suelo Chileno, Ud. sabe que en esa visita el Papa, se llevó un bello cuasimodo de nuestras Loceras de Talagante… y hoy se encuentra en un lugar destacado del Vaticano.

Como se llegó a cambiar el atuendo de los cuasimodistas, sabemos que antes se usaba sombrero y se vestía de Huaso porque hoy se usa el pañuelo blanco?

El sombrero se cambió a la pañoleta, por respeto al santísimo, Ud. sabrá que también usamos la Esclavina, que es como ponchito blanco, una prenda que utilizaban los sacerdotes antiguamente y que adoptamos agregándole bellos bordados dorados, prácticamente vestirla se transformó en una tradición, junto al pantalón negro y la camisa blanca, acá en Talagante, también llevamos el terciado tricolor patrio, banda que demuestra nuestra nacionalidad y el ser soldado de Cristo.

Estas fotos de tantos lugares, cuéntenos don Julio, vemos que Ud. ha viajado bastante? – desde siempre fuimos considerados como evangelizadores. Le comento en Chile en un principio habían 7 Cuasimodos, todos en la zona central y hoy son 187, desde el norte al sur, partiendo por Arica y llegando a Coyhaique. Muchos de ellos los inicio el grupo de cuasimodistas de Talagante, si hasta en la Antártica corrieron una vez. Gracias a esto el cuasimodo crece y perdurara en el tiempo, somos una institución reconocida a nivel mundial.

Talagante tiene muchas familias ligadas por años al cuasimodo, los Henríquez siempre preocupados del coche y su ornamentación, las familias Palma siempre en bicicletas y los Poblete huasos de tradición muy católica, todos muy apegados al cuasimodo, infaltables cada domingo después de semana Santa, son importantes ya que sus hijos quedaran con el deber de continuar.

– En 1956 se instauró la bicicleta como medio oficial para correr a cristo, acá no hay carretelas, ni motos, ni autos pero a cambio de eso acá nos ayudan los bomberos, regalando una singular bienvenida, ambas compañías dan lo mejor de cada una en la llegada a la plaza, es muy especial sobre todo para nosotros los ciclistas.

Hasta cuando seguirá sobre la bicicleta don Julio? – Yo espero correr por siempre, hasta que el cuerpo me aguante, espero que dios me avise cuando tenga que retirarme, creo que seguiré corriendo hasta cuando Dios quiera!!

Este extracto, nace del aporte de don julio Valdez con la Patrimonial, con el fin de rescatar sus fotografías y ponerlas a disposición de la comunidad, es por esto que junto con esta publicación subiremos este valioso material, que muestra algunos de los momentos, que describimos en esta nota, agradecemos además a la Cuasimodista Paulina Moya, por su ayuda.

 

Deja un comentario