“El último Clavadista del Puente”

La Locomotora Cultural de ACAI, hoy llega con más fuerza a Talagante y en el Día Nacional del Patrimonio Cultural.
Les presentamos el primero de una serie de microdocumentales sobre talagantinos que son parte de nuestra historia y del presente. Patricio o Pato Cayaco, como protagonista, quien por allá por 1989 se propuso rememorar a sus héroes de niñez, durante 20 años estuvo en el anonimato y hoy con 42 años revive para todos ustedes esta historia, que lo motiva?? Qué piensa del peligro que encierra este arte de los clavados?? Esta es su historia!!

524892_450488225011082_374540726_nHace ya muchos años que existió bajo el puente del ferrocarril que une Talagante con el Monte, cruzando el río Mapocho uno de los lugares de esparcimiento más reconocidos y recordados por los Talagantinos de la época. Allí un grupo de osados hombres deleitaban a los asistentes a la piscina del rio con sus clavados desde gran altura y los más experimentados desde el barandal del puente del tren deleitando así a los cientos de veraneantes que visitaban el balneario popular de la época, existen también algunas fotografías tomadas por Darío Sarret Toro en 1959 en las cuales se muestran estas hazañas de estos valientes muchachos, personajes que muchos Talagantinos recuerdan, lo más notable es que algunos de los que conocieron la piscina dicen que su profundidad era solo de 1Metro 20 Cm, esto hace de este relato algo casi increíble. Digno de los clavadistas de otras latitudes, de acuerdo a la historia los nombres de este puñado de hombres serian Luis Sandrini, Daniel y el Pepsi cola, Muchos otros lo intentaron como “El Chasquilla”, quien vendía sillas de paja; después de su piquero terminó todo rasmillado y fue llevado al Hospital de Talagante (comentario de Darío en una foto) con el tiempo y después de muchas anécdotas la piscina fue destruida por la acción del hombre y la naturaleza, un par de personas continuo la tradición tirándose al rio, el piriguin y el Pepsi cola llegando casi a desaparecer este recuerdo.

Deja un comentario