“Luís Manuel Zúñiga Zárate” El Alumno Mártir, Liceo A119

Luís Manuel Zúñiga Zárate
El Alumno Mártir

En el segundo pabellón del Liceo hay una placa recordatoria en homenaje a Don Luis Manuel Zúñiga Zárate (Q.E.P.D.) Que dice: Pabellón: Luis Manuel Zúñiga Zárate Ex -alumno de este Liceo, Embajador de la UNICEF, mártir en cumplimiento de su deber, en Pro de los niños más necesitados de África.
Talagante, noviembre de 1999.-

Don Luís Manuel Zúñiga Zárate, fue asesinado en Burundi, África, cuando visitaba una escuela primaria cíe la región. Fue alumno del Liceo Coeducacional de Talagante, donde  cursó el sexto año de humanidades,  egresado en 1964. (1). Fueron sus condiscípulas y condiscípulo entre otras, otros, las damas; Consuelo De Las Mercedes Pavez López, transportista escolar, Esther Labbé, profesora, Patricia Peri Rojas, Sostenedora del Colegio Alcántara, Alicia Maturana Maldonado, hija del ex rector del  Liceo, Don Héctor Maturana González y Don Ricardo Carrasco Rojas, actual Secretario de la Ilustre Municipalidad de Talagante.

Su martirologio lo destaca en esta galería de personajes por el arquetipo que representa su personalidad, basada en los ideares  más sublimes de una humanidad que, busca en el horizonte alcanzar una sociedad más justa, fraterna y solidaria para las generaciones jóvenes de hoy y las que vendrán.

(1) Libro de nómina de Licenciados, año 1964, expediente n°209, sexto año `51′ de humanidades.

 

DISCURSO COLOCACIÓN PLACA RECORDATORIA : Ricardo Carrasco Rojas Profesor y Periodista , Secretario Municipal , compañero y amigo.

 

 

 

 

Nómina de autoridades:

SR.

Talagante se ha sentido doblemente conmocionada por la  trágica noticia de este apostol de la paz y  de la vida. Primero por ser un compatriota de una admirable labor internacional, y segundo porque es un talagantino que se educó en este plantel educacional, donde se han formado muchos hombres y mujeres de bien, que han forjado una vida plena de éxito personal,  de contribución al progreso de esta comuna, de la región y del país.

Sentimos la necesidad de estar cerca de su familia y amigos en el momento del dolor, pero también hoy, nos sentimos orgullosos de contar, que la comunidad escolar de este Liceo Municipal, cuenta con un mártir de la estatura de los grandes hombres, cuya generosidad, rectitud y convicción, cimentan el porvenir de un mundo mejor.

Pero lo más hermoso de todo, y es lo que queremos rescatar en esta significativa ceremonia, preparado en forma conjunta con la Corporación Educacional y por el alumnado y profesores de esta comunidad educativa, es recoger el legado que nos deja Luis Zúñiga Zárate, para sembrarlo entre los niños y jóvenes del país, y en particular de muestra comuna:  Todos tenemos las mismas oportunidades en la vida, y quienes quieran aprovecharlas a través del estudio, del trabajo  diario responsable, hecho con tezón, constancia y lealtad a los  principios que nuestros padres y maestros nos han inculcado, alcanzarán una vida plena, y merecerán el respeto de la comunidad, por su quehacer digno y trascendente.

Han pasado muchas generaciones desde que Luis dejó estas aulas, pero en esta oportunidad, y como muchos de  los que hemos sido parte de alguna de esas generaciones en este mismo Liceo, sentimos que el ayer y el hoy no tienen diferencia  en cuanto a los valores  que aquí se cultivan. Sólo basta apreciarlo en la figura de  este notable ex-alumno:   su esfuerzo, nobleza, su  sencillez, y  lealtad,  son las máximas que forjaron su talla de hombre sabio, digno y valerosa entrega.

Luis Manuel Zúñiga Zárate, Talagante honra tu hermosa tarea, formas parte de su historia, y nuestros niños como los niños de México, Cuba y de Africa te llevarán en su corazón y te cantarán siempre con gratitud y admiración.

Estimados alumnos del Liceo de Talagante, la alegría y el amor son las alas para las grandes empresas. El ejemplo de hoy es elocuente, y estas aulas han sido desde sus inicios, senderos que conducen a los proyectos personales. Aprovechen todas las condiciones y oportunidades que aquí vuestros maestros les brindan, y sean los continuadores de la tradición de este Liceo, hito en el desarrollo de nuestra comuna.
Gracias a todos Uds. por compartir este momento tan significativo para este Liceo y para nuestra comuna, y  en particular Gracias a Laura a  sus hijos, y a Ud. Sra. Zulema.

Talagante, 26 de Noviembre de 1999

Ricardo Carrasco Rojas
Profesor y Periodista
Secretario Municipal


HOMENAJE A LA MEMORIA DEL SEÑOR LUIS ZUÑIGA, REPRESENTANTE DE UNICEF EN BURUNDI
PRESENTADO EN NOMBRE DE LA DIRECTORA EJECUTIVA Y DEL PERSONAL DE UNICEF Y DE NACIONES UNIDAS POR NILS KASTBERG, DIRECTOR, PROGRAMAS DE EMERGENCIA, UNICEF NUEVA YORK

Los tiros en Burundi que apagaron la vida de Luis Zúñiga, sacudieron a toda Naciones Unidas y especialmente a UNICEF. Para la comunidad humanitaria internacional dedicada a la defensa, protección y apoyo de la población civil en conflictos, esta muerte es otra afrenta a los principios de humanidad y al diálogo como modo de resolver diferencias.
En representación de la Directora Ejecutiva y el personal de UNICEF, es con profundo dolor que transmito nuestras condolencias y las de todo el Sistema de Naciones Unidas a su esposa, Laura Gougain, a sus hijos, Sebastián y Esteban, a su madre y hermanos y a sus muchos amigos. Las palabras no alcanzan, y necesitamos compartir con Vosotros el desasosiego y vacío que nos invaden.
Hacemos público nuestro pesar en este Templo, donde también, en memoria de Luis, reiteramos el llamado a la comunidad internacional a observar la santidad y el privilegiado lugar que los niños ocupan entre todos los amantes de la humanidad. Hoy la Convención sobre los Derechos del Niño nos urge a eliminar su reclutamiento y utilización como combatientes en guerras, o como mano de obra esclava.

Como dijo Carol Bellamy refiriéndose a este nuevo hecho de violencia, “en un mundo en el que se multiplica la cifra de grupos militares que no respetan la santidad de la vida — y mucho menos la santidad de los principios humanitarios -, estamos convencidos de que los gobiernos deben exigir este respeto mediante la aplicación estricta de la ley; la comunidad internacional no debe permitir que se asesine impunemente a los trabajadores humanitarios”.

La huella luminosa de Luis deja una impresión indeleble no sólo en Burundi, sino en Cuba, México y otros países en los que contribuyó con su conocimiento y su afable y calurosa actitud, en una poderosa abogacía y entrega por los niños. Sus batallas incluyeron la mejora de los servicios sociales públicos; eliminar mediante programas de vacunación, enfermedades como la poliomielitis; dar el pan de dignidad y esperanza a través de la educación. Además, en todas sus misiones, complementó sus tareas con su afán literario y musical, induciendo al diálogo cultural entre pueblos, fomentando pluralismo, tolerancia y comprensión. Podemos hablar de él entonces como un embajador cultural.
Su sacrificio honra a sus compatriotas, y demuestra la proyección internacional de muchos chilenos sirviendo a los más altos valores éticos, en una entrega sin concesiones. Es un ejemplo para los jóvenes de Chile y de este continente, que los llama a asumir una misión de gran trascendencia para la humanidad. El ejemplo de Luis renueva la misión de UNICEF, en sus difíciles tareas en los cinco continentes, obligándonos a redoblar los esfuerzos en el servicio a los niños del mundo.
Fue en el ejercicio de buscar a los niños más vulnerables, de alcanzar a los oprimidos y forzados a huir, que Luis ofreció el más alto sacrificio posible: el de dar la vida por otros. Su recuerdo será la semilla que brota y se multiplica por una mejor humanidad.

En representación de todos los colegas del mundo, que desearían compartir esta despedida, hemos querido simbolizar nuestro homenaje final con una flor.

-A nombre del Secretario General y todo el Sistema de las Naciones Unidas, Thierry Lemaresquier.

-En representación de todo el personal de UNICEF, Marta Helena López;

-A nombre de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Cecilio Adorna;

-A nombre de sus colegas Representantes de UNICEF, Ximena de la Barra;

-Representando a la Oficina de UNICEF en Chile, Mario Ferrari;

-Y en representación de los trabajadores de UNICEF en los países en emergencia, Nils Kastberg.

Que la luminosa labor de Luis Zúñiga permanezca por siempre en nuestra memoria y acciones. Luis, descansa en paz.

Santiago de Chile, 19 de octubre de 1999

 

Así registro la noticia el diario El Mercurio

Miércoles 13 de Octubre de 1999

Matanza en Burundi:
Ejecutaron a Chileno de Unicef

La víctima es el sociólogo Luis Zúñiga, de 53 años, casado, 3 hijos, quien junto a otro funcionario de Naciones Unidas fueron asesinados con disparos a boca de jarro. También ultimaron a otras siete personas.
Ejecuciones las cometieron grupos rebeldes en la provincia de Rutana, vecina a Tanzania.
Secretario general de la ONU, Kofi Annan, exigió que los autores de estos crímenes sean llevados ante la justicia.
Ex exposa de Zúñiga y dos hijos viven en Santiago. Se lo recuerda como muy estudioso y buen músico. Sus restos serán repatriados el sábado a Chile.
Víctima de una matanza rebelde en Burundi falleció ayer el sociólogo chileno Luis Zúñiga Zárate, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para dicha nación centroafricana, quien se encontraba en la provincia sureña de Rutana y formaba parte de un convoy de la ONU que tenía por objetivo repartir medicinas y alimentos a la población.

Al menos otras ocho personas fallecieron en el alevoso ataque (una de ellas también funcionario de la ONU), que habría sido perpetrado por un grupo de rebeldes hutus, quienes irrumpieron en el campamento Muzye, “sitio de protección” establecido por dicho gobierno para los desplazados del conflicto civil burundés.

Los restos del destacado profesional serán repatriados y llegarán a Santiago este sábado.

Zúñiga, de 53 años, era sociólogo y doctorado en Economía en la Universidad de Chicago. Se desempeñaba como diplomático de Naciones Unidas y hace un año que se había trasladado a Burundi para hacer frente a su nueva misión.

Junto al chileno, fallecieron la holandesa Saskia von Mejenfeldt, de 34 años, del Programa Mundial de Alimentos (PMA), y otros siete burundeses, entre ellos un empresario y un soldado.

EMBAJADOR CONFIRMA MUERTE DEL CHILENO

Ante los primeros informes de las agencias cablegráficas que daban cuentan de la cruenta emboscada, la noticia fue confirmada a este diario por el embajador chileno en Nairobi, Kenia, Jaime Jana, quien destacó que Zúñiga “era una persona muy amable y realmente comprometida en su trabajo en beneficio de la gente que está siendo reubicada en Burundi”.

Graficó el espíritu de abnegación y compromiso de Zúñiga, al comentar que, como los otros funcionarios de la ONU, el chileno cumplía su labor lejos de su familia, su mujer y sus tres hijos, los cuales, por razones de seguridad, siguen viviendo en Santiago.

Los relatos de la ejecución dan cuenta de la frialdad con que actuaron los rebeldes. Un portavoz del Ejército burundés, el coronel Lungin Minani, indicó – según la agencia EFE- que los insurgentes estaban escondidos dentro del perímetro de Muzye, situado a unos quince kilómetros de la frontera con Tanzania, y abrieron fuego contra un grupo de cooperantes cuando éstos descendieron de los vehículos en que llegaron en visita de inspección al campamento.

La agencia AFP cita a una portavoz del PMA de Nairobi, Michele Quintaglie, quien relató: “Tras un tiroteo inicial en un campamento para personas desplazadas cerca de la frontera con Tanzania, los funcionarios de la ONU fueron puestos contra un muro y les robaron sus pertenencias”.

Añadió que los rebeldes, que estaban en el sitio antes de que llegaran los funcionarios, comenzaron a alejarse y que, entonces, uno de ellos dio media vuelta y dijo: “¿Por qué vamos a dejar que estas gentes vivan?”. De acuerdo a esta versión, se volvió y le disparó a Zúñiga a boca de jarro en la cabeza y luego hizo lo mismo con Saskia.

El conflicto civil burundés ha cobrado ya más de 200 mil muertos, en su mayoría civiles. El enfrentamiento estalló en 1993 y combaten las autoridades establecidas y el Ejército – que son de la minoría tutsi- con movimientos rebeldes hutus. Los datos de la ONU indican que ya han sido reagrupados unos 810 mil civiles en más de 300 “sitios de protección”.

El convoy en el cual viajaba Zúñiga, escoltado por militares y representantes de las autoridades locales, había llegado a las 10 horas en Burundi (8 horas GMT).

“Si las tropas del Ejército no hubieran intervenido para repeler a los atacantes, el número de muertos habría sido más elevado”, refirió el coronel Minani, quien no precisó si el grupo pertenecía al denominado Partido de Liberación del Pueblo Hutu o al Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia, que buscan que el poder vuelva a manos de los hutus.

El secretario general de la ONU, Koni Annan, expresó su consternación en Sarajevo y exigió que los asesinos de estos dos funcionarios en Burundi y otro en Kosovo (muerto el lunes en la noche en Pristina, capital de la provincia serbia) sean llevados ante la justicia.

“Una vez más estamos en duelo por colegas irreemplazables”, declaró Annan, y agregó que “los tres hicieron el sacrificio último de su vida por la causa de la paz”.

PESAR DE FAMILIARES EN SANTIAGO

El cuerpo de Luis Zúñiga será repatriado el próximo sábado para sepultarlo en Chile, según el deseo que había expresado en vida.

Cursó sociología en la Universidad de Chile y luego obtuvo un doctorado en Economía en la Universidad de Chicago.

Su viuda, Laura Gougain, dijo que una de las últimas tareas que hizo Zúñiga fueron gestiones “para paralizar la guerra y realizar una campaña de vacunación” en Burundi.

Agregó que su misión la asumía “como el riesgo de su trabajo y porque estaba haciendo algo importante”.

“Siempre estaba estudiando”, dijo por su parte Fernando Arriagada, reunido ayer con familiares y amigos en una vivienda de Ñuñoa, para conocer antecedentes de lo ocurrido en Burundi.

Zúñiga estaba vinculado al mundo académico, aunque nunca fue seducido por la política militante.

Fue profesor universitario y participó en Celade (Centro de Estudios Latinoamericanos para el Desarrollo) antes de enrolarse en Unicef hace doce años. Alcanzó a cumplir misiones en Paraguay, México y Cuba, para encontrar la muerte en Africa.

El sociólogo también era músico. Tocaba piano, teclado y guitarra y en su juventud participó en los Blops y Amerindios.

“Era optimista y, a menudo, decía: “¡Soy marinero y en la mar navego!”, reflejando su verdadera personalidad”, recordó su sobrino Leonel Avalos.

Cerca de las 23 horas del viernes, Luis Zuñiga habló por teléfono con uno de sus amigos en Santiago y le comentó orgulloso que había encabezado una campaña por la BBC de Londres destinada a lograr un alto al fuego de tres días en la guerra que desangra a Burundi, para distribuir medicinas y alimentos en los campamentos de refugiados.

Estamos convencidos de que murió en donde le correspondía”, indicó Avalos, hojeando un álbum con fotografías captadas en mayo pasado en Santiago, último viaje que el funcionario de Unicef había hecho a su país.

Zúñiga era el mayor de cinco hermanos nacidos y criados en La Cisterna. Le sobreviven su mujer, dos hijos varones chilenos, de 22 y 18 años de edad, y una hija cubana de sólo seis meses, nacida en su segundo matrimonio.

Fuentes:

-Archivo Biblioteca Liceo A119 Recopilación Histórica

-Luis Alberto González Poblete. Ex rector Liceo N”119

-Deysi Mancilla, Profesora

-Diario El Mercurio 1999

Deja un comentario