Loceras de Talagante , María Díaz y Olga Díaz Jorquera

María Díaz y Olga Díaz Jorquera: Famosas Loceras de Talagante (loza policromada) la calidad de sus trabajos están en grandes instituciones a nivel mundial, importantes personajes han recibido un presente hecho por las manos de estas artistas en greda entre ellas el papa Juan Pablo Segundo. Ahora Uds. conocerán la verdadera historia.

Loceras de Talagante.

Esta artesanía de estilo muy particular que se remonta a la colonia con la influencia de las monjas Claras que enseñaban a las mujeres del pueblo sus artes y oficios y que continúa vigente en una reducida producción familiar. De brillantes colores e ingenuas formas, sus piezas no superan los 20 cm de altura y se moldean a mano, se orean y cuecen en forma muy rudimentaria. Luego se aplican los esmaltes de colores básicos en una labor minuciosa y delicada. Famosas son la imaginería religiosa como Cuasimodo, los Nacimientos y los picarescos retratos de frailes, beatas y demonios, todos confeccionados por «loceras» de Talagante con una técnica de barro fino, cocido y pintado con esmaltes.

A 35 kilómetros al sudoeste de Santiago se encuentra la Villa de Santa María de Talagante, hoy “Talagante”, fundada en 1837 durante la presidencia de Joaquín Prieto. En fechas del siglo XIX que no se han podido precisar con exactitud, comenzó a aparecer una cerámica policromada que perdura hasta el día de hoy, y que al igual que la cerámica de las Monjas Claras y la de las Hermanas Gutiérrez es un sello característico y diminutivo. Esta  artesanía que es característica, tiene la particularidad de reproducir las tradiciones, costumbres y escenas cotidianas del mundo campesino, su naturaleza y fauna.

La loza de las Monjas Claras

Las Clarisas desembarcan en Chile junto a las tropas españolas que en 1558 fundaron la ciudad de Osorno; llegaron a Chile tres beatas, es decir, tres mujeres que vivían en comunidad. En 1584 el beatario fue transformado en monasterio bajo la advocación de Santa Clara (1193-1253, Italia), la cofundadora, junto a San Francisco de Asís de la orden franciscana. Los constantes asaltos a la ciudad de San Mateo de Osorno hicieron que las monjas se vinieran a la capital. La autoridad real les cedió un terreno de dos manzanas en La Cañada (futura Alameda Bernardo O’higgins) que limitaba al norte con el cerro Santa Lucía. En 1913 las religiosas se mudaron al barrio Recoleta  y el convento fue derrumbado para levantar en el mismo lugar la Biblioteca Nacional. Con arcilla, arena fina, caolín, un perfume guardado en sigiloso secreto, las religiosas del convento Santa Clara fabricaron su inédita loza, hoy en extinción.

Pero cual es su verdadero origen?

Si bien es cierto la historia de la loca policromada de Talagante a trascendido las fronteras de nuestro país , siendo reconocida en todo el mundo no todos conocen el origen , o como llego a manos de la familia Díaz Jorquera ( 6 generaciones) la ultima en la actualidad muy bien representada por la artesana Talagantina María Olga Espinoza.

La Corporación Histórica Patrimonial ACAI Talagante  ha dado con unos archivos donde María Díaz Jorquera expone el verdadero origen y la forma en que esta artesanía paso a ser parte de la vida diaria de su familia. Yo aprendí esta artesanía cerámica policromada de mi madre, ella aprendió de su madre, y ya va en la 5 generación, ellas nos comentaron desde niñas que esta artesanía provenía de las monjas Clarisas, pero como salio esto para afuera, porque esto era propio de el convento , bueno este funciono durante un tiempo como reclusorio de mujeres , y ellas al estar adentro aprendieron esta artesanía , 2 estas reclusas luego de cumplir sus años de condena fueron hospedadas por nuestra tatarabuela que era muy humanitaria y  fue así que estas dos señoras traspasaron este arte a nuestra familia .
En el mismo documental ella cuenta como se trabaja la greda para esta cerámica, Yo compro la greda en Pomaire pero en terrones secos, tengo que colarla y lavar la greda para que quede lo mas fina posible,  para botarle todos los terrones y arena , en los meses de calor cuesta mas trabajarla , luego de cocerla y pintarla se le da un baño de cola … expone también que en los colegios en ves de enseñar a los niños a trabajar con plasticina podrían usar la greda , pidiendo que la tradición no termina finaliza contando que sus hijas continuaran con esta tradición familiar.

Artesanía Propia de Talagante

Ciudad de larga tradición alfarera, Talagante ubicada a 35 KM de Santiago, es la cuna de una cerámica típica, producto de una sola familia (Díaz Jorquera), que se ha preocupado de transmitirla de madre a hijas.

Son características de esta cerámica policromada las figuras de tamaño pequeño (20 centímetros) de carácter costumbrista y religioso. En ella se ha mantenido por años los mismos procedimientos de fabricación. La única variante que se ha presentado con el tiempo ha sido la pintura que en ella se utiliza, que antiguamente era fabricada por las mismas artesanas y que hoy es de tipo industrial. Como materias se usan la greda y la arena. Como herramientas las manos.

Las piezas producidas son obras de carácter escultórico, que reproducen tipos y costumbres populares de tamaño pequeño y de colores muy vivos. Ejemplo típicos personajes como el cuasimodo, la fonda y la lavandera.

Inspiración.

Proviene de una base popular, el pueblo y sus costumbres, trabajos e inquietudes el que sirve de modelo. Podemos decir también que, al igual que en otras manifestaciones del folklore, como la poesía y el canto se pueden distinguir piezas inspiradas y relacionadas con lo “divino” y lo “humano”, como el Cuasimodo, El Confesionarios, la Fonda, la Topeadura y el Tornillero.

Las característica primordial de narratividad de la cerámica de Talagante, proviene también la sencillez elemental de sus piezas, lo que permite una generalización de las características más sobresalientes de los tipos interpretados, condensando un conocimiento de lo chileno no por el tema y su interpretación, sino por su esencia misma, lo que demuestra el agudo sentido de observación de las loceras.

Estilo

El estilo de la artesanía de Talagante de acuerdo con el contenido de sus temas, se puede entender como “contar un cuento de greda”, expresión que se aplica en lo argumental y lo formal.

La ornamentación se basa principalmente en la línea y el color. El empleo de la primera desemboca en dos resultados; uno mesurado y geometrizante propia de la cestería general de la cruz o de las botellas de vidrio con capas superpuestas de tierra; otro ampuloso, denso y dinámico aunque sin abandonar la continuidad y el orden de secuencias en su ocupación del espacio visible en los estribos de gran factura.

Cuasimodo y las loceras

Es una fiesta religiosa que se celebra el 1er domingo después de Pascua de Resurrección y su origen se remonta a la Colonia cuando el párroco de los poblados rurales llevaba la comunión a los enfermos escoltado por feligreses a caballo. El Papa Juan Pablo II, en su visita a Chile (1987), recibió un Cuasimodo de Talagante fabricado por nuestras Loceras.

Rescatando nuestra loza policromada.

En este sentido Valeska Espinoza Azua , Comenta en su blog que la Biblioteca de Talagante cuenta con dos obras bibliográficas muy valiosas, por un lado un trabajo de Victoria Lira Rouret, quien donó el año 2004, una copia de su Memoria de Prueba para optar al Título de Profesora de Artes Plásticas en la Universidad Católica de Chile titulada “La Cerámica de Talagante”. Y en segundo lugar, Fundación Prodemu quien desarrolló el año 2004 un Taller donde Artesanas de la Familia Jorquera López enseñó a mujeres de la Comuna a preparar y desarrollar nuevas piezas, que se plasman en este libro álbum de imágenes. Este material se constituye en una valiosa obra de consulta.

La Loza Policromada es un tipo de artesanía única que esperamos no desaparezca. En este sentido es importante enseñar a nuevas generaciones a trabajar la greda. La cerámica en Talagante, es producto del trabajo de una sola familia (Díaz Jorquera), que en la actualidad se ha ido traspasando a otras generaciones a través de un Taller realizado el año 2004 por la Fundación Prodemu a mujeres de la Comuna.

Una manera de difundir la cultura local y evitar que esta muera con el paso del tiempo, es enseñar a otros. En este sentido la Corporación Cultural de Talagante el año 2009 desarrollo el taller de loza policromada a cargo de la artesana María Olga Espinoza. los cuales contaron con el patrocinio del Consejo de la Cultura y las Artes y la Municipalidad de Talagante.

Nuevas generaciones aprenden este arte que rescata el valor de lo oficios y destaca aquellos personajes típicos como el Chinchinero, el afilador de cuchillos, el panadero, Manicero entro otros.

Las loceras de Talagante, mujeres que desde el siglo XIX han realizado expresivas figuras de greda, pintadas de colores brillantes y llenos de vida.
Diminutos organilleros, chinchineros saltarines, lavanderas, vendedores de pan, aguateros y espectaculares procesiones de Cuasimodo, podrán mostrarnos cómo era la vida del campo chileno y su pueblo durante la Colonia. Para los niños, la imaginación se enciende rápidamente al entrar en este mundo en miniatura, lleno de personajes populares, alegres músicos y bailarines, máquinas de cocer que caben en la punta de los dedos y niños con vestidos de otra época.
Hoy a hay sólo una familia de artesanas que continúan desarrollando este oficio, sus hermosas y simples creaciones de cerámica policromada ya han sido valoradas por UNESCO como tesoros patrimoniales y esta es el momento para que nosotros también lo hagamos.

Fuentes : Archivo Acai Talagante

Blog contenidos locales : http://locerastalagantinas.blogspot.com/

4 comentarios para “Loceras de Talagante , María Díaz y Olga Díaz Jorquera”

Deja un comentario